algebra-1238600_1920

 

El borrador de la declaración de Renta puede ser una herramienta muy ágil y eficaz para ciertos contribuyentes, pero no deja de albergar ciertas deficiencias o incorrecciones que debemos subsanar y/o corregir.

A pesar que se trata de una información generada desde la Administración Tributaria, es el contribuyente el único responsable de dar validez al contenido de la misma, por lo que cualquier contingencia que pueda surgir en un futuro, la deberemos de afrontar; además de los intereses de demora, y la sanciones que se deriven de la misma.

A continuación, mencionamos algunos de los errores más comunes que contienen los borradores de renta:

  1. No aplicar la deducción por alquiler de la vivienda habitual.
  1. No aplicar la deducción por adquisición de la vivienda habitual.
  1. No desgravar las cuotas de los colegios profesionales y/o sindicatos.
  1. Errores en la información relativa al estado civil, fecha de nacimiento, grado de minusvalía.
  1. No inclusión de los hijos nacidos durante el año al que corresponde la declaración.
  1. No incluir subvenciones o ayudas públicas como el Plan Pive, de renovación de vehículos.
  1. No deducir la cuota de autónomos en los rendimientos del trabajo.
  1. No incluir las donaciones.
  1. No incluir las ganancias patrimoniales.
  1. No revisar las deducciones autonómicas.

Según el sindicato de técnicos del Ministerio de Hacienda, uno de cada tres borradores contiene errores u omisiones que impiden al contribuyente beneficiarse de las reducciones y deducciones fiscales que le pertenecen.

Por lo tanto, es muy importante comprobar el borrador antes de validarlo y en caso de duda, asesorarse por un profesional especializado para no cometer una infracción y ser sancionado.

Recordamos que la campaña para presentar la declaración de la Renta termina el próximo 30 de Junio.