Phishing

Conforme vamos aumentando el uso y ventajas que nos ofrece Internet, tenemos más peligro de sufrir una suplantación de nuestra identidad digital “Phishing” y que sea utilizada en actos delictivos o para acceder a nuestras cuentas bancarias o información confidencial con el fin de obtener un beneficio económico por parte del estafador.

Los mensajes fraudulentos que podemos recibir, utilizan todos los argumentos y sistemas para conseguir que accedamos a sitios web y introduzcamos nuestros datos personales con el fin de registrarlos para poder hacer un uso indebido de ellos. Los ejemplos más habituales son los correos electrónicos como: avisos simulados de entidades bancarias, envíos de facturas avisos postales y de mensajería o documentos compartidos desde redes sociales.

Ante esta problemática, es difícil proporcionar un método seguro para evitar la suplantación. Desde Grup Gestió proponemos una serie de recomendaciones que ayudarán a evitar el fraude cuando se reciba un correo electrónico sospechoso.

  • Identificar completamente QUIÉN nos envía el correo. Si no somos capaces de conocer exactamente quién nos envía la información, por prudencia, no se debe acceder a ningún enlace que se nos ofrezca y todavía menos, facilitar nuestras contraseñas.
  • Raramente, ninguna entidad financiera nos pedirá que entremos nuestras credenciales mediante un enlace de correo electrónico. En caso de duda, podemos borrar el correo y acceder a su página web oficial a través del navegador. Si queremos estar más seguros, podemos llamar al teléfono de atención al cliente previamente.
  • No abrir ficheros adjuntos de los correos electrónicos que sean de formatos ejecutables o que puedan ejecutar procesos a nuestro ordenador (.EXE, .ZIP, .RAR). Es una buena practica abrir únicamente los ficheros que sean únicamente de contenido de lectura o ofimáticos (JPEG o PDF etc.).
  • Además de tener contraseñas seguras, debemos comprobar que disponemos de las herramientas informáticas adecuadas de prevención (antivirus, firewall etc.) instaladas y actualizadas correctamente en nuestro ordenador.

Si aún así detectamos que alguien esta usando nuestra identidad digital, podemos denunciarlo puesto que estamos protegidos por la LEY, si podemos demostrar que alguien ha utilizado información personal (por ejemplo, fotografías) o que la suplantación ha sido utilizada para cometer actos delictivos.